MENSAJE DEL SEÑOR ARZOBISPO MONS. OSCAR JULIO VIAN MORALES, SDB

Escrito por el marzo 1, 2017

MIÉRCOLES DE CENIZA

1 de marzo del 2017

Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

Nos disponemos a preparar este tiempo de gracia y reconciliación con este gesto y rito tan hermoso como lo es la ceniza.

La antífona de entrada para este día nos dice “Señor, tú tienes misericordia de todos y  nunca odias a tus creaturas; borras los pecados de los hombres que se arrepienten y los perdonas, porque tú, Señor, eres nuestro Dios.”

Debemos comprender que la imposición de la ceniza no es solamente un rito exterior, sino algo que debe llegar a lo profundo de nuestro ser, la ceniza se nos impone  en la frente, pero su significado debe llegar a nuestro corazón arrepentido. “Todavía es tiempo. Vuélvanse a mí de todo corazón, con ayunos, con lágrimas y llanto; enluten su corazón y no sus vestidos” (Joel 2,12).

El tiempo de Cuaresma que  iniciamos, es un camino hacia la Pascua, hacia la vida plena, -un corazón nuevo y un espíritu nuevo-  es lo que pedimos en el Miserere. El verdadero creyente consciente de que es pecador, busca el perdón de Dios, ya que Dios se apiada, olvida, limpia, perdona y purifica nuestros pecados, y así nos devuelve la alegría de la Salvación. (cfr. Sal. 50 [51]). Es por eso que el tiempo de Cuaresma es el camino hacia la vida.    

Cuaresma un tiempo de lucha, -el ayuno y la penitencia- nos deben fortalecer, como lo dice la oración colecta: “Para que en el  momento de combatir contra las tentaciones seamos fortalecidos con los auxilios de la Penitencia”. Combatir contra el mal, ayunando de egoísmos, odios, indiferencias, calumnias, chismes. Es un tiempo de gracia para poder renovar y mejorar nuestra vida. “Con tu acción eficaz consigues, Señor, que el amor venza al odio, la venganza deje paso a la indulgencia, y la discordia se convierta en amor mutuo”. (Cfr. Prefacio de la Reconciliación II)

Cuaresma un tiempo de Oración. Una oración que se traduce en gestos concretos de buenas obras (Mt. 6,1). Que no sea solamente un maquillaje espiritual, para que los otros nos vean, sino para agradar a Dios que ve en lo secreto. El año pasado celebramos el Año de la Misericordia, teniendo como itinerario de vida las OBRAS DE MISERICORIA, tanto espirituales y corporales, esa también es la actitud que debe sobresalir en este tiempo de cuaresma, la ORACIÓN que lleva a la ACCIÓN.  La oración cuaresmal debe ser más frecuente y habitual, con una tonalidad propia de humildad, de insistencia, y de confianza; debe ser una oración de súplica y de petición. No podemos realizar la renovación cuaresmal sólo con nuestras fuerzas, es Dios por medio de su gracia, quien nos purifica, nos renueva, nos convierte y nos hace plenos.

Demos gracias a Dios nuestro Padre, que nos concede el don de iniciar este tiempo cuaresmal; roguémosle para que durante estos días, la acción de su Espíritu purifique nuestros corazones y los llene de su amor.

Que la Virgen María libre de todo pecado, interceda por nosotros, para que lleguemos jubilosos a celebrar la Pascua con un corazón purificado y renovado.

Con mi saludo y bendición,

+ Oscar Julio Vian Morales, sdb
Arzobispo Metropolitano de Santiago de Guatemala

 

Etiquetado como:

Radio Maria Guatemala

Current track
TITLE
ARTIST